Recolección de muestras y métodos de preparación

Recolección de muestras

Las muestras se obtienen insertando una aguja en el espacio pleural (toracocentesis), en el espacio pericárdico (pericardiocentesis) o cavidad pleural (paracentesis). Es menos frecuente la obtención mediante succión durante cirugía abdominal o torácica.

Los fluidos se recogen en contenedores limpios y se envían sin fijar al laboratorio. Para prevenir la formación de coágulos, que dispersa ampliamente las células, obstaculizando su evaluación, el fluido debe recogerse en tubos heparinizados, o la heparina se debe verter en el contenedor antes que el fluido sea recogido. Las muestras pueden refrigerarse por varios días a 4°C sin afectar la morfología celular.

Métodos de preparación

Varios métodos de preparación de láminas están disponibles. El contenedor se debe sacudir para dispersar las células, y en un aliquot de 50 ml de fluido (o la muestra entera) se centrifuga. El sobrenadante se desecha y el sedimento se usa para preparar los extendidos directos, las preparaciones citocentrifugadas, las láminas de capa fina o las preparaciones de filtro. Las láminas son fijadas en alcohol y teñidas con Papanicolaou.

Si se sospecha una condición hematológica maligna son útiles las preparaciones de citocentrifugado secadas al aire. Una es teñida con tinción del tipo de Romanowsky, el resto puede ser reservado para estudios de inmunocitoquímica. El resto del sedimento se envuelve en papel de filtro y se usa para la preparación del bloque celular. Es útil coagular el sedimento agregándole unas pocas gotas de plasma y solución de trombina, de tal modo que el sedimento se coagula en una masa compacta. Si el fluido no se había heparinizado y se produce un coágulo, este debe ser separado y procesado como un bloque celular.

Para aumentar la sensitividad, la mayoría de laboratorios usan dos o más métodos de preparación. Las muestras solas detectan de un 65% a un 70% de los fluidos malignos, mientras que con los métodos de concentración como la citocentrifugación, filtros y preparación de bloques celulares se detecta un 85% de las lesiones malignas. Los cortes del bloque celular son especialmente útiles para tinciones especiales y provee la mejor comparación morfología celular al material de biopsia. En algunos laboratorios se prepara una de las muestras húmedas sin fijar con azul toluidina en los fluidos que contiene un alto número de células malignas.

El fluido restante debe ser almacenado en el refrigerador en caso de necesitarse láminas adicionales. En algunos casos el fluido fresco es útil para otros estudios, como la citometría de flujo, microscopía electrónica y análisis citogenético.

La técnica de gradiente de Ficoll para separar las células rojas sanguíneas

  • Permite un fondo mas limpio
  • Disminuye la union no-específica de anticuerpos
  • De otra forma postfijado en Carnoy
X